Obama ignora reforma migratoria

La legalización de 12 millones de indocumentados permitiría una inyección estimada de $180 mil millones a la economía de EU.

El año pasado, el mandatario prometió al electorado que impulsaría una reforma migratoria comprensiva en el primer año de su mandato, pero la semana anterior, durante la cumbre de mandatarios de América del Norte celebrada en Guadalajara, México, dijo que el debate se aplazaba para 2010 debido a otras prioridades en manos del Congreso, entre ellas el debate de la reforma de salud, la reforma energética y la reforma para el cuidado del medio ambiente. El anuncio causó inquietud y fue duramente criticado por organizaciones hispanas de Estados Unidos.

The Wall Street Journal criticó recientes medidas en la frontera adoptadas por el DHS para perseguir la inmigración indocumentada, las que comparó con las ejecutadas por el gobierno de Bush, quien favoreció una severa política antiinmigrante que se caracterizó por el incremento en las redadas, detención y encarcelamiento, y deportaciones masivas de extranjeros. Según explicó The Wall Street Journal, el tema respecto a qué hacer con los 12 millones de inmigrantes indocumentados ha tenido "poca atención" desde el 20 de enero, al igual que iniciativas para trabajadores huéspedes o invitados que ayudarían a crear nuevas vías legales de entradas al país, reduciendo de esa manera el cruce ilegal a Estados Unidos. Acción por retraso de reforma migratoria El estudio de Cato El matutino también citó un reciente estudio elaborado por el Instituto Cato, que estimó que el enfoque de rechazar o despreciar el trabajo de los indocumentados hace más daño que bien a la economía, y que los inmigrantes no compiten por los trabajos que reclaman los ciudadanos nativos.

Un aumento del control policíaco y una disminución en el programa de trabajadores no profesionales (con visas tipo H2A y H2B) "tiene un significativo impacto negativo En el ingreso de las familias en Estados Unidos", escribieron Peter Dixon y Maureen Rimmer, autores del estudio de Cato. El informe del Instituto Cato apuntó además que un programa que permita que más extranjeros poco calificados ingresen a Estados Unidos a trabajar legalmente, pondría a los contrabandistas de personas (coyotes o polleros) y a los falsificadores de documentos de identidad y de permisos de trabajo fuera del negocio, situación que iría a favor de la seguridad nacional.

"También permitiría que los inmigrantes aumenten la productividad y crearía más oportunidades de empleo para los estadounidenses mejor calificados", señala el estudio de Cato. The Wall Street Journal subrayó que, de acuerdo con el informe Cato, la legalización de millones de trabajadores indocumentados se traduciría en beneficios económicos a corto plazo de alrededor de $180 mil millones anuales. Para mas informacion y para ver videos haz clic aqui. Source: Univision.com

Temas Relacionados: 
Categorias: