News Coverage

24 May 2022

DIARIO DE AVISOS: El oeste de EE.UU. arde a un ritmo vertiginoso



Category: News Coverage

Los incendios forestales en Estados Unidos inauguraron la temporada quemando de forma frenética hectáreas tanto rurales como urbanas en una escena infernal. Desde California hasta Nuevo México, las llamas no perdonan nada a su paso. El viento ha azuzado el avance de los incendios que han arrasado con vegetación seca facilitando la propagación del fuego.

Mientras el incendio forestal desatado al norte del estado de Nuevo México calcinaba un bosque frondosos esta semana, en California, los bomberos de la comunidad costera de Laguna Miguel rociaban los restos carbonizados de 20 mansiones en el incendio denominado Coastal Fire que se desató durante las primeras horas de la mañana del jueves.

Según el Centro Nacional Interagencial de Bomberos, en lo que va de año se han quemado más de 5180 kilómetros cuadrados en la nación norteamericana, el mayor desastre de este tipo desde 2018, y los augurios no son buenos bajo las presentes condiciones climáticas.

Los equipos que luchan contra las llamas a lo largo de los frentes montañosos entre la ciudad de Santa Fe y el lago Taos hacen lo que pueden pero con los fuertes vientos, los esfuerzos se han visto reducidos.

CALIFORNIA, NUEVO MÉXICO Y COLORADO
Incluso los incendios que antes se podían contener fácilmente ahora son amenazas extremas para la vida y la propiedad debido al cambio climático y cada vez resulta más complicada rescatar las casas de estos siniestros cuyas causas están siendo investigadas.Los equipos de servicios eléctricos se han relacionado repetidamente con el inicio de algunos de los incendios forestales más desastrosos de California, especialmente temporadas de fuertes vientos. En Nuevo México, se esperaba que otra advertencia de bandera roja finalizara el viernes, pero la humedad extremadamente baja y la sequía seguirán brindando amplias oportunidades de propagación. El incendio de Cerro Pelado, al norte de Albuquerque, ha puesto ahora en alerta de evacuación al Laboratorio Nacional de Los Álamos.

En Colorado Springs, Colorado, se emitió una orden de evacuación obligatoria para una comunidad rodeada por un incendio de pastizales. Ocho casas móviles fueron destruidas en Skylark Mobile Home Park . Cincuenta bomberos respondieron al incendio, que ahora está completamente contenido pese a que las bombonas de propano en el parque llegaron a expulsabar llamaradas de más de 15 metros de altura. Un incendio forestal en el condado de Teller al sur de Pikes Peak también ha obligado a evacuaciones. El incendio también es la causa de una gran columna de humo proveniente de la zona. Las condiciones de incendio alcanzaron un nivel ‘extremadamente crítico’ durante el fin de semana. Además del clima crítico para incendios, el humo de los incendios en Nuevo México ha comenzado a soplar hacia el sur de Colorado. El humo de los incendios forestales contiene partículas finas que pueden penetrar profundamente en los pulmones, lo que agrava las afecciones cardíacas y pulmonares crónicas. También puede causar dolores de cabeza, secreción nasal, tos y dificultad para respirar. Las personas jóvenes y las personas mayores tienden a ser más susceptibles.

DIARIO DE AVISOS habló con Shanna Edberg, directora de programas de conservación de Hispanic Access Foundation in Washington para analizar la situación.

– ¿Cuáles son las razones de este comienzo temprano de la temporada de incendios forestales?

“El cambio climático está provocando temperaturas más altas, olas de calor sin precedentes y condiciones más secas en el oeste de EE. UU. Estas condiciones, junto con una gestión forestal sin fondos suficientes, prácticas anticuadas de uso de la tierra y más personas que viven en áreas propensas a incendios han provocado incendios forestales catastróficos que afectan a más personas. Casi 59 000 incendios forestales quemaron más de 7 millones de acres en los EE. UU. en 2021 y más de 10.3 millones de acres en 2020. Estas condiciones tienen graves consecuencias para la salud pública, la seguridad laboral, la productividad económica y la capacidad de mantener a las familias en sus hogares”.

– ¿Qué se puede hacer para prevenirlos?

“En primer lugar, debemos reconocer que no siempre podemos prevenir los incendios forestales. El fuego es una parte crítica del ecosistema en algunas de estas regiones. Por ejemplo, hay semillas que solo germinarán a través del calor extremo causado por un incendio forestal. Antes de que EE.UU. fuera colonizado, las culturas nativas practicaban lo que llamamos “fuego prescrito”, quemas controladas que limpiaban la maleza y mantenían saludable el ecosistema. De hecho, esto ayudó a prevenir incendios forestales descontrolados porque ya no había combustible seco en el suelo del bosque que pudiera arder.

Por lo tanto, tiene más sentido hablar sobre la gestión y la resiliencia de los incendios forestales. Necesitamos abordar tanto las causas de los incendios como sus impactos. A nivel global, necesitamos urgentemente limitar el cambio climático reduciendo las emisiones de los contaminantes que lo causan, o de lo contrario las sequías, el calor y los incendios forestales seguirán empeorando. A nivel nacional y estatal, el gobierno estadounidense debe proteger a los trabajadores que laboran al aire libre con estándares de calidad del aire y financiar servicios de emergencia mejores y de mayor alcance que lleguen a las comunidades vulnerables. A un nivel más local, las empresas de servicios públicos deben proteger sus líneas eléctricas para evitar chispas que inicien incendios, y los hogares, las comisiones de zonificación y las agencias de administración de tierras deben asegurarse de que se limpia la maleza cerca de los hogares y edificios”.

– ¿Quiénes son los principales afectados?

“Hay estudios que muestran que las áreas con mayor riesgo de incendios forestales son los mismos lugares que tienen una alta población latina. La vivienda asequible es un desafío en muchas partes de los EE. UU., por lo que es más barato vivir en áreas que son más propensas a los incendios forestales.

Los latinos también tienen otras vulnerabilidades a los incendios forestale. Tienen las tasas más altas de personas sin seguro: el 52% de los latinos no tiene cobertura de seguro médico privado. Esto significa que es menos probable que los latinos tengan acceso a la atención médica para prevenir y tratar las amenazas a la salud causadas por los incendios forestales y el humo. También tienen una tasa de pobreza más alta: en 2020 fue del 17,0 %, en comparación con la tasa de pobreza nacional del 11,4 %. Esto significa que 1 de cada 6 latinos no tiene los recursos económicos para prepararse o recuperarse de los problemas causados por los incendios forestales y el humo.

Además, los latinos constituyen el porcentaje más alto de trabajadores de recursos naturales en los EE. UU. Estas altas tasas de empleo al aire libre aumentan el riesgo de que los trabajadores estén expuestos a niveles nocivos de humo y contaminación del aire por incendios forestales.

Las comunidades latinas y afroamericanas en los EE. UU. son las más afectadas en términos de pérdidas de propiedad e ingresos a causa de los incendios forestales, pero es menos probable que reciban ayuda del gobierno por los desastre. Es posible que las agencias no hablen español o lenguas indígenas latinoamericanas, y tengan problemas para llegar a comunidades o familias aisladas lingüística, social y geográficamente en situaciones de vivienda inestables, como los trabajadores migrantes. Los millones de inmigrantes indocumentados, no son elegibles para recibir ayuda por desastre, y su miedo a la deportación puede impedirles conectarse con agencias que ofrecen ayuda. Los latinos también pueden verse afectados por la discriminación y el perfil racial, como ser excluidos de los refugios o enfrentar consultas sobre su estado migratorio”.

– ¿Cuáles son las predicciones para este año en cuanto a incendios forestales con el cambio climático?

“Cada año, las condiciones en partes de los Estados Unidos se vuelven más cálidas y áridas debido al calentamiento global. En estados como California, ya no hay temporada de incendios; ahora estamos experimentando incendios forestales como una amenaza durante todo el año. Los incendios forestales catastróficos y el humo se están convirtiendo en nuevos problemas en regiones que en años pasados no los sufrían.

En este momento, la mitad de los condados del estado de Nuevo México están ardiendo y todavía es primavera. Escuchamos de colegas que la situación se siente apocalíptica y que no saben si están tosiendo por una infección de COVID o por el humo.

El suroeste de los EE. UU. también enfrenta una gran sequía que puede durar décadas o siglos. Sin una acción urgente para reducir la contaminación que causa el cambio climático, solo podemos esperar peores sequías e incendios forestales en el futuro.

Peor aún, los incendios forestales en sí mismos pueden causar otros problemas, como inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra. Si se quema toda la vegetación de una ladera, las lluvias subsiguientes se vuelven más peligrosas, porque ya no hay raíces que mantengan el suelo en su lugar. La ladera será arrasada y amenazará a más hogares. Además, los incendios forestales pueden destruir árboles y liberar contaminación a la atmósfera, lo que empeora el calentamiento global. Es un círculo vicioso que debe abordarse”.

ESCASEZ DE BOMBEROS
Entre 2019 a 2021, el Servicio Forestal de EE. UU., que es la principal agencia de incendios forestales del gobierno federal, ha perdido más de 1.000 empleados, según muestran los registros. La reducción de la fuerza laboral se produce cuando los incendios forestales más grandes y frecuentes golpean nuevamente a California. El Servicio Forestal está tratando de cubrir las vacantes pero no pueden hacer mucho con los desafíos de reclutamiento que están fuera de su control, incluido el alto costo de vida del estado, la pandemia de COVID y el agotamiento de los bomberos. Mientras persistan estos problemas, junto con los salarios históricamente bajos de la agencia, la Administración reconoce que la capacidad de extinción de incendios se reduce y se avecina un tercer año de sequía con otro verano y otoño de gran actividad.

Escrito por Maria Rozman para el Diario de Avisos

About Us

Hispanic Access Foundation connects Latinos and others with partners and opportunities to improve lives and create an equitable society.

Phone: (202) 640-4342

Email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.


EEO Policy

TWITTER FEED

From Buffer

Together we are better in community! Join us for our virtual event “Mejor Juntos: Weaving the Fabric of Community”… https://t.co/zAAx0KwkKj
From Buffer

Vengan al estreno de nuestra nueva película "Mejor Juntos" el 29 de junio a las 3pm EST! La película detalla la his… https://t.co/NEENMRVBrZ
From Buffer

“Ya es hora de negociar nueva legislación con estas mismas propuestas para actuar a favor del clima,” explica Marga… https://t.co/epwiliQek5
Follow Hispanic Access Foundation on Twitter

FEATURED VIDEO